Solicitan al Ministerio Público investigar  los hechos denunciados por la Decana

                Los estudiantes Gustavo de Metrio e Iván Martínez, rechazaron tajantemente las acusaciones que en su contra, realizara la Decana de la UDO Bolívar, profesora María Coromoto Casado,  donde los señaló como  responsable del presunto “secuestro” de las  autoridades universitarias, hecho acontecido la tarde –noche del pasado lunes 17 de abril del año en curso.

                Ejerciendo su derecho a réplica, por la noticia emitida por Prensa UDO y publicada en la Sección Regiones, del diario El Luchador (versión digital del pasado 19 de abril 2017) los bachilleres manifestaron: “Nosotros Tras las graves acusaciones de la decana de la Universidad de Oriente, del núcleo de Bolívar, María Coromoto Casado, donde nos hacía responsable de un Presunto secuestro el día 18 de abril, con el titular “Decana califica de secuestro acción de bachilleres que tomaron la UDO” y además acotaba que mi persona y mi compañero Gustavo De Metrio, eras los presuntos secuestradores tras encerrarla con candado en la sede del decanato, siendo todo es falso y calificamos las misma declaraciones como irresponsables y las rechazamos de manera firme, y acusamos de difamación de imagen según lo establecido en el Código Penal en su artículo 442”, explicó Martínez.

                Para salvar responsabilidad ante los hechos,  solicitaron la apertura de una averiguación por parte del Ministerio Público, explicando: “Las puertas del Decanato siempre estuvieron abiertas, y jurídicamente un “Secuestro” se define privar a un individuo de su libertad de manera ilegal para exigir algo a cambio de su liberación”.

Martínez finalizó diciendo: “es preciso recordar que de conformidad con el Artículo 109 de la Constitución “se establece la inviolabilidad del recinto universitario”. De acuerdo con la Ley de Universidades y su Reglamento, ello implica que las fuerzas de seguridad, incluyendo a la Policía Estadal, los cuales no pueden ingresar al recinto universitario, salvo (i) con orden judicial o (ii) para evitar la perpetración de algún delito inminente. Aquí aplican las mismas reglas que el Código Orgánico Procesal Penal establece para el allanamiento del domicilio. Quienes sin embargo estuvieron dentro de las instalaciones en una patrulla de la PEB de numero 389 de la Parroquia Catedral, y una camioneta 4 Runner vino tinto de año 2002, de placa (AA197PB) de donde se bajaron los efectivos policiales, para acudir a las instalaciones del Decanato por un presunto secuestro”. (Anace CNP 5.245)