El jefe del Estado Mayor del Ejército francés, Pierre de Villiers, dimitió hoy tras haber recibido una reprimenda del presidente, Emmanuel Macron, por haberse quejado ante los parlamentarios de la reducción del presupuesto para los militares este año, dentro de la política de reducción del déficit.

En un comunicado citado por los medios franceses, el general indicó que su dimisión, aceptada por Macron, se justifica porque no se ve capaz de mantener el “modelo de ejército en el que cree para garantizar la protección de Francia y de los franceses”.

La polémica se abrió el pasado día 12 cuando De Villiers compareció ante la comisión de Defensa de la Asamblea Nacional y algunos de los diputados que participaban en esa reunión a puerta cerrada filtraron sus palabras.

El máximo responsable de la jerarquía militar, después de señalar allí que en el pasado ya se habían visto decepcionados por las promesas electorales una vez que un Gobierno entraba en funciones, advirtió de que esta vez no tenía intención de que le “jodieran (se faire baiser) así una vez más”.

La respuesta del presidente llegó al día siguiente en un encuentro tradicional con la cúpula militar la víspera de la Fiesta Nacional, donde -sin citar por su nombre a Pierre de Villiers- subrayó que “no es digno llevar ciertos debates a la plaza pública”.

Soy vuestro jefe, los compromisos que he asumido ante nuestros ciudadanos y ante nuestro Ejército los sé cumplir. Y no necesito a ese respecto ninguna presión, ni ningún comentario”, les dijo Macron.

El general De Villiers había criticado la disminución de la partida del departamento de Defensa para este año (850 millones de euros), dentro del recorte general de los presupuestos de todos los ministerios (4.500 millones) anunciado a comienzos de semana por el Ejecutivo ante la situación de las cuentas públicas y la voluntad de cumplir el objetivo de déficit.

 

 

Vía: El Siglo