El gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, visitó este miércoles la zona fronteriza de Arizona con México, donde se reunió con alguaciles de diferentes estados de EE.UU. y anunció una «coalición nacional contra la inmigración ilegal».

En una mesa redonda en la ciudad de Sierra Vista (Arizona), DeSantis abordó los efectos de la inmigración irregular en las comunidades junto a alguaciles de Arizona, Nuevo México, Texas, Idaho y otros estados, quienes le expresaron la urgencia de «asegurar la frontera».

El gobernador de Florida destacó las «acciones exitosas de su estado para combatir la inmigración ilegal» y mencionó nuevos métodos para combatir el contrabando de personas y el tráfico de drogas por las fronteras.

También se refirió DeSantis a «la reubicación de extranjeros ilegales que desean ser transportados a los llamados estados y ciudades santuario»; una programa estatal para el envío de vuelos con indocumentados que ha generado no solo fuertes críticas sino abierto la puerta a demandas judiciales.

«Joe Biden está abandonando el desempeño de sus funciones y se niega a defender las fronteras de nuestra nación», dijo DeSantis, candidato en las primarias republicanas de 2024.

DeSantis, que ha hecho de la lucha contra la inmigración irregular el caballo de batalla de su campaña electoral, ha promovido una ley contra los indocumentados que entrará en vigor el 1 de julio y es una de las más duras del país.

«En Florida estamos dando un paso al frente incluso cuando el gobierno federal fracasa en el trabajo. Promulgamos una legislación sólida para combatir la inmigración ilegal, enviamos equipos y agentes del orden público a la frontera y tenemos recursos dedicados para desviar a los migrantes a jurisdicciones santuario», destacó en la mesa redonda.

“Florida está liderando la carga para detener el caos en la frontera suroeste y obligar a Biden a seguir las leyes de inmigración de seguridad pública”, dijo por su parte la procuradora general del estado, Ashley Moody.

Con información de Unión Radio.