Inicio Internacionales Madrid tiende cerco político y económico al gobierno catalán

Madrid tiende cerco político y económico al gobierno catalán

137
0

El Constitucional de España suspendió sesión del Parlamento en la que el presidente pretende declarar independencia; alistan decretos para facilitar fuga de empresas

El Tribunal Constitucional de España ordenó ayer suspender la sesión del Parlamento catalán programada para la próxima semana, durante la cual el gobierno regional pretende declarar la independencia y agravar la peor crisis política del país en décadas.

En otras ocasiones las autoridades catalanas han ignorado las órdenes del Tribunal Constitucional, por lo que no estaba claro si realizarán la sesión del lunes y si todas las partes asistirían.

La corte dijo que su orden podría ser apelada, pero advirtió también a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y a otros líderes legislativos que podrían ser procesados por no detener la sesión.

Momentos antes, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, instó al presidente catalán, Carles Puigdemont, a que cancele los planes de declaración de independencia y “evitar que se produzcan males mayores”.

En una entrevista en el Palacio de la Moncloa con la agencia española EFE, Rajoy dijo que la mejor solución en Cataluña “es la pronta vuelta a la legalidad y la afirmación a la mayor brevedad posible de que no va a haber una declaración unilateral de independencia, porque con eso además se evitarán males mayores”.

Los comentarios de Rajoy fueron los primeros desde el pasado domingo, cuando Cataluña celebró el referéndum secesionista mientras la policía nacional buscó impedirlo por la fuerza. Puigdemont dijo que los resultados de la votación validaron los esfuerzos hacia la secesión.

El pasado miércoles Puigdemont atenuó su postura desafiante al pedir una mediación en el conflicto, aunque mantuvo el plan de declarar la independencia la semana próxima.

En tanto, la incertidumbre política sobre las intenciones independentistas de Cataluña ha comenzado a extenderse a la economía, provocando la caída de los mercados bursátiles y haciendo que grandes empresas catalanas analicen mudarse a otros lugares de España.

Directivos del Banco Sabadell, uno de los más grandes de Cataluña, estudian si cambian su dirección legal en Barcelona para seguir bajo las regulaciones del Banco Central Europeo aun si el gobierno catalán sigue adelante con sus planes de declarar la independencia la próxima semana.

Las noticias hicieron que las acciones del banco, que cayeron casi 10 por ciento en los últimos días, avanzaran cuatro por ciento en las operaciones de ayer. El miércoles las acciones españolas sufrieron su caída más grande desde el referéndum del Brexit en Gran Bretaña el año pasado.

En una señal de que los inversionistas están tomando en serio los riesgos financieros de la posible independencia catalana, las acciones de la firma biotecnológica Oryzon Genomics subieron 23 por ciento  desde que anunció el pasado miércoles que trasladaría su sede fuera de Cataluña.

El Generalitat acusó ayer al gobierno español de querer “castigar a la economía catalana” con el decreto que prevé aprobar hoy el Consejo de Ministros para facilitar a las empresas la salida rápida de Cataluña.

Alrededor del 40 por ciento de los 5.5 millones de electores catalanes votó durante el fin de semana en un referéndum marcado por la violencia cuando la policía cerró los centros de votación y confiscó las urnas. El voto por el “sí” obtuvo una victoria aplastante, algo que también se esperaba dado que la mayoría de quienes se oponen a la independencia se abstuvieron de votar. Madrid considera ilegal el referendo.

Las autoridades catalanas y el gobierno central español están en desacuerdo sobre si el resultado de la consulta es legítimo. La Constitución española de 1978 prohíbe cualquier intento de secesión y establece que todos los españoles deben tener voz y voto sobre la soberanía del país.

A medida que se acerca el plazo, el clamor por el diálogo y la mediación en la crisis política cobra impulso en España, aunque ambas partes se aferran a su posición.

Los abogados que representan al gobierno de Barcelona crearon el pasado miércoles una comisión para promover las conversaciones entre sindicatos, economistas e incluso el famoso club de fútbol azulgrana.

Rajoy se ha visto bajo presión para actuar sin empañar aún más su imagen ni inflamar el sentimiento separatista en la región, donde una fuerte identidad cultural se ha mezclado con años de agravios por lo que muchos catalanes ven como un trato económico injusto hacia la región, una de las más ricas de España.

Ayer algunos de los policías adicionales desplegados en la región fueron vistos saliendo de un hotel en la ciudad costera de Pineda de Mar en medio de dos grupos de manifestantes: uno gritando que se fueran y otro mostrando su apoyo.

Las protestas se multiplicaron tras la votación del 1 de octubre para condenar la violencia policial e instar a las “fuerzas de ocupación”, como muchos manifestantes las han llamado, a abandonar Cataluña. Madrid elogió la respuesta de la policía, calificándola de equilibrada.

En un comunicado, el Ministerio del Interior dijo que las salidas del jueves ya estaban programadas, ya que los contratos terminaron con algunos de los hoteles que recibieron a los refuerzos de la policía.

Debido a las dificultades para encontrar alojamiento, algunos de los más de cinco mil elementos de seguridad adicionales desplegados en la región, han dormido en tres transbordadores atracados en Barcelona y en Tarragona.

CaixaBank, motor financiero de Puigdemont, amenaza con irse

Mientras Isidre Fainé, presidente de Criteria CaixaCorp, máximo accionista de CaixaBank —posee el 40 por ciento— y expresidente del banco minorista, está en favor de anunciar de forma inmediata el traslado de la sede social fuera de la ciudad condal, Jordi Gual, el presidente actual y cercano a las posiciones nacionalistas, optó por esperar los siguientes movimientos del Govern de la Generalitat, que fijó para el lunes la reunión del Parlament para valorar los datos del referéndum ilegal del 1-O.

Fainé, el alma máter del universo La Caixa, incluida la fundación, era favorable a comunicar de manera formal la decisión de CaixaBank el pasado martes después de que trabajadores del banco se manifestasen en Barcelona contra la actuación policial.

Gual optó por un comunicado interno en el que avisó a sus empleados que lo primero era la defensa de intereses de los clientes y accionistas.

 

 

Vía: razon