Inicio Destacado José Castellanos: Aumento del 1 de mayo es una bofetada para los...

José Castellanos: Aumento del 1 de mayo es una bofetada para los trabajadores y pensionados

11
0

Luego del aumento del salario mínimo integral a 800 mil bolívares, fragmentando en 400 mil de sueldo y 400 mil de bono de alimentación, fueron muchas las reacciones generadas al respecto al considerarlo insuficiente para cubrir las necesidades básicas de la población.

José “Wiki wiki” Castellanos, coordinador regional del Comité para la Defensa de los Jubilados y Pensionados del Seguro Social por el estado Bolívar, también hizo un pronunciamiento y calificó el incremento como “una bofetada” para trabajadores activos y jubilados.

 “Este aumento no viene a ayudarnos en nada porque para nadie es un secreto que en este país todo se vende en dólares. Estos 800 mil bolívares no alcanzan ni para comprar un kilo de queso. Y en el caso de los pensionados es peor porque apenas nos aumentan la pensión a 400 mil bolívares, qué compramos con eso; ahora nos darán un bono de guerra económica, pero de igual forma quedamos por debajo de lo que cuesta poder comprar alimentos en Venezuela, eso sin contar que los adultos mayores tenemos que comprar medicinas, cómo vamos a hacer. Lo que acabamos de recibir es una bofetada al bolsillo, a la moral, es una burla más de un gobierno que no escucha el verdadero clamor del pueblo”, expresó.

A juicio de Castellanos el aumento debió haberse calculado en divisas, tomando en cuenta el costo real de la canasta básica, por considerarlo el mecanismo más viable para afrontar los altos costos de los artículos de primera necesidad.

“El salario mínimo es aumentando a 4$ por mes y las pensiones a 2$, cuando vamos al mercado y vemos que un cartón de huevos cuesta los cuatro dólares, un kilo de queso cuesta hasta 5 dólares, y ni hablar de los precios de la carne, el pollo, la harina, el arroz, entre otros. Dime cómo se vive con un ingreso paupérrimo como ese. Este incremento salarial debió calcularse en dólares en función de que todos pudiéramos tener poder adquisitivo para comprar alimentos, medicinas y poder vivir dignamente. Este monto nos mantiene como uno de los salarios más bajos de América, incluso por debajo de Haití”, agregó.

El coordinador de comité de jubilados y pensionados comparó cómo se celebraba un aumento de primero de mayo en la época de la cuarta República con la forma actual.

“Antes aquí se reunía una comisión tripartita para discutir el aumento salarial del primero de mayo, era integrada por Fedecámaras, la CTV y el Gobierno, se debatía y se llegaba a acuerdos en los que todas las partes ganaban y se protegía realmente a la clase trabajadora. Todos juntos festejábamos con una gran fiesta, cada empresa celebraba con sus trabajadores, había trabajo pleno, las utilidades, los aguinaldos y todos los beneficios para quienes trabajábamos eran excelentes. Antes en Venezuela se vivía ahora ni se puede sobrevivir. Hoy tenemos salarios de hambre. Pasamos de una época de oro a una de miseria en donde a unos pocos no les importa que la gran mayoría estamos mal”, dijo.

Castellanos indicó que estableciendo controles a quienes aún se encuentran produciendo no es la solución a la crisis económica del país, y exhortó a supervisar los comercios asiáticos y hacer seguimiento para evitar la remarcación de precios.

“Controlando y regulando precios a quienes se mantienen produciendo en el país a pesar de esta catástrofe que vivimos no es la forma como vamos a acabar con la especulación. Revisen bien en donde están los grandes especuladores que todos los días remarcan precios en los productos desangrando a diario el bolsillo de los venezolanos. Por qué no supervisan a los comercios asiáticos y a quienes se aprovechan de esta situación para incrementar los precios de forma desmedida. Allí es donde deben meter la lupa”, aseveró.

Para finalizar, hizo un llamado a los trabajadores activos y jubilados.

“Esta humillación no podemos seguir permitiéndola. Nos estamos muriendo de hambre. Es hora de despertar y exigir un cambio que nos permita volver a ser el país próspero y productivo que éramos, en el que dependíamos de nuestro trabajo y no de las migajas de un gobierno. Sabemos que la situación con la pandemia del Covid-19 nos limita para salir a protestar pero podemos utilizar otras vías como las redes sociales para manifestar nuestro descontento. No abandonemos nuestra lucha porque se trata de nuestras vidas y del futuro de nuestros hijos y nietos”, concluyó.

Redacción/GB