Inicio Destacado FAP-Salud: Venezuela encara tercera ola de la pandemia en peores condiciones sanitarias

FAP-Salud: Venezuela encara tercera ola de la pandemia en peores condiciones sanitarias

78
0

“Venezuela encara la tercera ola de pandemia en peores condiciones sanitarias que en 2020. Es público notorio y comunicacional el incremento de casos especiales en Caracas, Vargas y el estado Miranda. Lo más grave es que los centros hospitalarios están colapsados ​​y continúan en precario estado  y sin insumos. Faltan camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y no hay operativos serios para realizar las pruebas despistajes de la enfermedad “, sostienen.

Para médicos y especialistas de enfermería del Frente Amplio Profesional (FAP) es evidente que el gobierno de Nicolás Maduro no tiene control sobre la pandemia de la COVID-19 y afirman que solo incapacidad ha mostrado los funcionarios de la comisión que nombró para atender todo lo relacionado a este grave problema de salud pública.

«La verdad es que no hicieron nada en materia de prevención antes de llegar la pandemia al país, algo que todos sabían que era inevitable, y esa inacción persiste, porque la situación del sistema de salud lejos de mejorar se ha agravado. Incapacidad, desidia  y sordera es lo que ha caracterizado a los funcionarios de la comisión que nombró a Maduro para atender todo lo relacionado con este grave problema», dicen los profesionales de la FAP.

Cifras Inconsistentes

Los expertos del Frente Amplio Profesional-Salud, en su reporte semanal nuevamente hacen hincapié en la existencia de un subregistro en el número de casos y fallecidos y en la opacidad de la información con todo lo que tiene ver con la pandemia por la COVID-19.

“La existencia de un subregistro es innegable.  Si ustedes se toman un tiempo diario por una semana para realizar el trabajo de revisar las redes sociales, digamos Twitter, y sacan la cuenta de la cantidad de fallecidos que informan los familiares de las víctimas fatales por el coronavirus, encontrarán que son más de las  que reporta el régimen.  Pero nosotros también que estamos en los centros de salud observamos que los números de contagiados y fallecidos son mayores de lo que ellos dicen “, subrayan.

«Visto lo anterior, queda claro entonces que hay inconsistencias en las cifras que le suministran a la población.  Este hecho irregular es perjudicial.  Por un lado, los expertos en salud deben conocer las cifras reales para poder combatir con mayor eficiencia la enfermedad y, por otro, provoca que los ciudadanos aflojen las medidas de protección porque creen que el número de contagiados es bajo», manifiestan.

«A  nuestro juicio, esa inconsistencia en las cifras puede tener dos lecturas.  La primera es que el régimen oculte la realidad para hacer ver que tiene controlada la pandemia, lo cual es falso, y la segunda es que existen fallas para conocer los diagnósticos y para recabar la información de los decesos que se producen en los centros de salud  y en clínicas privadas». asoman.

Incremento de casos

“El escenario anterior nos ubica en un contexto en que lo más probable es que se mantiene en alza el número de casos por contagio del virus SARS-CoV-2.  Para esta apreciación tomamos en cuenta la presencia de la variante delta en el territorio nacional.  Como han señalado los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) esta variante presenta un elevado aumento de la transmisibilidad y de la capacidad de causar una forma grave de la enfermedad.  Han demostrado además que se propaga con facilidad y rapidez entre la población.  Esto quiere decir que de hecho los casos de coronavirus se elevarán y, por ende, al haber más contagios las cifras de mortalidad también se incrementarán», aseguran.

«Otro aspecto que nos preocupa es el empeño del régimen del regreso a clases de nuestros niños. Compartimos el punto de vista del infectólogo Julio Castro, quien dijo que es incongruente que los niños sean llevados a los colegios aún con los números de contagios y fallecidos que suministran el régimen.  Castro advirtió igualmente que no es menos grave el desarrollo de la enfermedad en los niños y es más transmisible por la variante delta.  Aparte de que ese regreso a clases no puede ser obligatorio para los niños y para aquellos maestros que no están vacunados.  Solo agregaremos a lo dicho por el doctor Julio Castro que los padres y representantes antes de enviar a sus hijos a las escuelas y colegios deben inspeccionar muy bien sus instalaciones para determinar si están aptos para ese eventual regreso a clases», recomiendan.

«Por lo  tanto, desde el Frente Amplio Profesional-Salud hacemos un llamado a los ciudadanos del país para que se vacunen, porque pueden salvar sus vidas. De igual manera, para que cumplan con las medidas de protección personal, es decir, guardar el distanciamiento físico de metro y medio como mínimo, priorizar en la calle los espacios abiertos y que haya buena ventilación en los espacios cerrados, lavarse las manos con agua  y jabón, empleo de un desinfectante de manos a base de alcohol y por supuesto, el correcto uso de tapabocas.  Sabemos que todos conocen estas medidas, pero nunca está mal repetirlas», subrayan los profesionales sanitarios del FAP.

El Impulso