Inicio Deportes Wilfredo Liberto, la leyenda deportiva con quien querrás que tu hijo aprenda

Wilfredo Liberto, la leyenda deportiva con quien querrás que tu hijo aprenda

44
0
El maestro de taekwondo Wilfredo Liberto visitando a El Luchador.

*** Este atleta multidisciplinario, cuyo pasaporte ha sido sellado en distintas partes del mundo, cuenta la razón por la que ha decidido siempre quedarse en Ciudad Bolívar.

Nacido en Ciudad Bolívar, Wilfredo Liberto de 58 años de edad, se muestra orgulloso de haber llegado lejos con el deporte sin dejar de vivir en su tierra natal, la cumpleañera de este domingo
22 de mayo.

Este maestro deportivo, quien dirige a la escuela de taekwondo Yokungteka y es actualmente Presidente de la Asociación de Taekwondo del Estado Bolívar, tiene toda una trayectoria
perteneciendo a la Federación de Taekwondo de Venezuela, siendo parte también de la junta directiva como miembro principal del consejo de honor y evaluador para los asensos de cinturones o grados de cintas de los atletas.

Más allá de taekwondo, este multidisciplinario atleta inició primeramente en el deporte integrando al equipo de gimnasia de su colegio San Francisco de Asís, durante sus años de primaria, lo cual lo llevó a participar en un campeonato regional para esa época. Posteriormente, en el bachillerato, practicó voleibol y fútbol representando a su colegio en competencias intercolegiales.

“Otro deporte en el que también estaba participando, era el béisbol. Comencé a jugar en el estadio de la sabatina con el equipo de los profesionales, dirigidos por el finado “Hueso Harriojas”, desde mi época infantil hasta la juvenil”. Comentó el maestro Wilfredo.

Cabe destacar que, encantado con el deporte y en búsqueda de más adrenalina, incursionó en el tiro deportivo logrando integrar a la selección nacional a principios de la década de los 2000’s.

Inicios en el taekwondo

“A principios de los 80’s, se pusieron muy de moda las películas de artes marciales y las de Bruce Lee, y yo iba a los pequeños cines que había aquí en Ciudad Bolívar para ver esas películas y quedé tan encantado que decidí buscar practicar algunos de estos deportes y así comencé en el taekwondo a los 17 años de edad”.

Actualmente el maestro Liberto tiene más de 30 años de trayectoria en esta disciplina.

Wilfredo Liberto ganando su cupo en la selección nacional a principios de los 80’s.

Anécdotas inolvidables en competencias internacionales

Con tantas historias inolvidables, el atleta cuenta que años después, siendo mayor de edad, practicó por un tiempo boxeo y eso le llevó a participar una liga internacional de full contact representando a Venezuela en el Madison Square Garden en Nueva York, en 1987. Luego de pelear con boxeadores de varios países, finalmente le tocó pelear con el boxeador neoyorquino a
quien le ganó inesperadamente de sobra. “Me habían dicho que era un boxeador muy fuerte y que le ganaba a todos sus contrincantes y eso me tenía pendiente, pero en el encuentro le gané y a pesar de que era muy bueno, no pegaba tan fuerte como me dijeron”. Comento el señor Liberto.

“También una vez, representando a Venezuela en el Campeonato Panamericano de Taekwondo de 1990 en Puerto Rico, luego de pelear con atletas de otros países clasifiqué a cuartos de final y me tocó pelear con el representante de Canadá que era de ascendencia coreana, también me habían comentado que él era un excelente campeón en su país y un muy fuerte contrincante. Entonces peleamos y el combate estuvo tan reñido que finalmente el canadiense me ganó por un punto y quedé de segundo lugar. Posterior a eso, se acercó a mí un señor que traducía y me indicó que el canadiense quería hablar conmigo, así que fui hasta donde él estaba y me abrazó, luego se abrió la chaqueta y me mostró su pecho con moretones y me dijo con el traductor que fue un honor para él pelear conmigo porque nunca se había enfrentado con alguien como yo”. Contó muy
conmovido el maestro Wilfredo.

Campeonato mundial realizado en Seúl, Corea del Sur en 1989, donde Venezuela fue revelación y el equipo más destacado del campeonato.

Luego de conocer varios países ¿por qué decidió quedarse en Ciudad Bolívar?

“Gracias al taekwondo tuve una vez la oportunidad quedarme en Estados Unidos por propuestas que me hicieron para dar clases en algunas escuelas, pero siempre tenía en mente que aquí tenía
a mi mamá, a mi papá, al resto de mi familia, a mis amigos y no quería separarme de ellos. Cada vez que viajaba a cualquier país, los primeros días me sentía bien y era chévere pero ya luego de
una semana era como aburrido y extrañaba a mi casa, al calor y a la gente de aquí, que tienen una manera muy particular de ser, y sencillamente siempre he decidido quedarme”.

¿Cómo se siente impartiendo sus conocimientos en la escuela Yokungteka?

“Para mi enseñar en la Yokungteka es muy importante porque el deporte realmente puede cambiar vidas y ayudar a las personas. Por ejemplo, a veces se ven casos de niños y adolescentes que llegan a aprender con problemas personales como por ejemplo el bullying u otro, e incluso con problemas familiares, lo cual puede afectarles en sus conductas y decisiones, y es por ello que a través del deporte con sus respectivas reglas, con su ética y con disciplina se orienta a esos jóvenes no solo a que sean buenos en el taekwondo sino también fuera de la escuela. Por eso
también es importante que haya una sinergia entre los representantes de los jóvenes y sus maestros para juntos poder educarlos mejor.

Lo más importante de la escuela Yokungteka es que no está hecha únicamente para crear a buenos atletas, sino también para formar a buenos ciudadanos”. Aseguró el maestro Wilfredo Liberto.

Foto cortesía de Wilfredo Liberto

Agradecido con Dios por tener oportunidad de poder dedicarse al deporte, el maestro Wilfredo Liberto es toda una leyenda deportiva de Venezuela y del mundo, y es el vivo ejemplo de que el deporte puede mejorar tu vida y hacer que la disfrutes de una manera sana y excepcional.

Emili Romero

Artículo anteriorLa interesante cocina de Wannia y su amor por Ciudad Bolívar
Artículo siguienteEl 1×10 recibió 31 mil denuncias en un día