Más del 85 % de los españoles no sabe identificar los principales síntomas del cáncer de vejiga

0
114
Cortesía

El cáncer de vejiga es el décimo tumor más diagnosticado en el mundo, de hecho, cada año se contabilizan más de medio millón de nuevos casos. En España es el quinto más frecuente pero, a pesar de eso, casi la mitad de los españoles no ha oído hablar nunca de él y algo más del 85 % desconoce cuáles son sus principales síntomas.

A nivel nacional, es el quinto más diagnosticado y el tercero en hombres, solo por detrás del de próstata y pulmón. Tanto es así que el perfil del paciente con cáncer de vejiga es un varón, de entre 55 y 70 años.

Desconocimiento de la ciudadanía
Y a pesar de estas cifras, es un gran desconocido para la población, tal y como muestra la encuesta de Merck y Pfizer, realizada en España a más de 2.000 ciudadanos de entre 18 y 65 años.

Según los datos, solo un diez por ciento de los encuestados señala al cáncer de vejiga como uno de los más comunes y el 46 % nunca ha oído hablar de él.

Casi nueve de cada diez entrevistados, un 87 %, considera que no tiene suficiente información sobre este tumor y a siete de cada diez les gustaría conocer más sobre él. Y una gran mayoría, más del 85 %, tampoco sabe cuáles son los principales síntomas de este tumor, en el que el tabaquismo es un gran culpable, algo que solo indican cuatro de cada diez entrevistado.

En este sentido, un gran porcentaje de los encuestados señalan los antecedentes familiares, el alcohol y la edad como sus desencadenantes principales.

Un tumor con poca publicidad

Ante estos datos, el jefe de servicio de Oncología Médica del MD Anderson Cancer Center Madrid, Enrique Grande, afirma a EFEsalud que “algo no habremos hecho bien en el sentido de concienciación de este tumor, que es el quinto en incidencia”.

“En España, los titulares se los llevan los cuatro grandes, el cáncer de colon, el de mama, el de pulmón y el de próstata, y el de vejiga que es el más frecuente del tracto genitourinario desafortunadamente no tiene tanta publicidad”, reflexiona Grande.

El jefe del Servicio de Oncología Médica del del Hospital MD Anderson Cancer Center Madrid, Enrique Grande. Foto cedida
Y es fundamental tener cuanta más información mejor como, por ejemplo, que una persona que fuma tiene aproximadamente tres veces más posibilidades de padecer un cáncer de vejiga que una persona que no tiene el hábito tabáquico.

“Simplemente con abandonar el tabaquismo, a lo mejor, la mitad de los pacientes no tendría cáncer de vejiga. Es algo importante de conocer”, abunda el oncólogo.

Síntomas del que era conocido como “tumor de las peluqueras”

Afortunadamente es un tumor que suele dar la cara pronto, con lo que la mayoría se cura. Al estar en la parte interior de la vejiga, en cuanto crece un poco, sangra y una sola gota de sangre ya tiñe toda la orina. De esta forma, el paciente al ver sangre, enseguida suele acudir al médico y se consigue hacer un diagnóstico precoz.

Como curiosidad, Grande comenta que este cáncer se consideraba hace años como el “tumor de las peluqueras” porque las lacas que se usaban entonces tenían carcinógenos que lo provocaban. No era peligroso para los clientes y clientas pero sí para las profesionales que trabajaban en las peluquerías y que lo estaban inhalando.

Además de la sangre en la orina, este cáncer se puede manifestar con síntomas del tracto urinario bajo: con una necesidad urgente de hacer pis pero luego se hace poco y también sensación de escozor al orinar de forma reiterada.

“De hecho, muchos pacientes se diagnostican porque tenemos varias infecciones que no se acaban de curar y eso nos debe hacer saltar las alarmas a la hora de sospechar que hay algo debajo que está favoreciendo el desarrollo de infecciones”, subraya el oncólogo de la MD Anderson.

Cuando el tumor está más avanzado se incorporan otros síntomas como dolor lumbar o en la pelvis, o aparecen directamente bultos en la zona de las ingles, que son los ganglios asociados. También el cansancio, así como la pérdida de peso y del apetito.

Armas contra el cáncer de vejiga
En cuanto a los tratamientos disponibles para acabar con el cáncer de vejiga, Grande indica a la cirugía.

“Consiste en una resección por dentro de la uretra. Se meten unas pinzas que lo que hacen es raspar el tumor incipiente, es decir, cuando está empezando y no ha penetrado aún en el espesor de la pared de la vejiga. Ahí podemos rasparlo por dentro y curar a la mayoría de los pacientes.

Hay veces en los que, desafortunadamente, el tumor sí penetra dentro del grosor de la vejiga, que es cuando hay que extirpar el órgano en la mayoría de los casos y, en ocasiones, se acompaña también de radioterapia.

La fase metastásica
Cuando el tumor se encuentra en una fase metastásica, la posibilidad de curación “es muy rara o poco frecuente”, pero Grande explica que hay nuevas estrategias de tratamiento que están impactando no solo en que estos pacientes vivan más sino que, sobre todo, vivan mejor.

El doctor enumera la clásica quimioterapia, que era lo que solían dar a los pacientes, y a la que se añade también la inmunoterapia. Además, acaban de salir dos nuevas estrategias de tratamiento que son los anticuerpos conjugados a fármaco.

“Estos anticuerpos serían como una especie de caballo de Troya en el sentido de que es un anticuerpo que, por un lado, se une a la célula tumoral y, por otro, lleva consigo asociado una quimioterapia, con lo cual se une a la célula, la engaña, introduce el anticuerpo dentro y, entonces, es ahí donde libera esa quimioterapia”, explica Grande.

Estos fármacos se están incorporando ahora “dando mayor supervivencia a los pacientes, mayor calidad de vida y sobre todo induciendo el control de la enfermedad “.

Grande muestra su esperanza también en la medicina de precisión. En este sentido, comenta que, dentro de un mes, en el Congreso de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO por sus siglas en inglés), se presentarán nuevos datos al respecto.

La medicina de precisión analiza las mutaciones o las alteraciones genómicas de cada tumor, sobre las que se puede hacer diana con fármacos, en forma de pastillas.

“Soy optimista. En otros tumores, la medicina de precisión es rutina pero en el tumor urotelial aún no había llegado. Estamos deseando ver los datos y confirmar las expectativas que hay para que pueda ser un arma que utilizar “, abunda.

En Estados Unidos ya está aprobado este tratamiento y en Europa se está esperando a los resultados de la fase III de los ensayos, en los que se está comparando estas nuevas pastillas con la quimio y la inmunoterapia que se suele administrar en los pacientes con cáncer de vejiga.

Con información de EFE

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador