La vitamina antioxidante que ayuda a regular la tensión arterial

0
63
Cortesía

Muchos factores pueden afectar la presión arterial, como la cantidad de agua y sal que la persona tiene en el cuerpo, el estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos y los niveles hormonales. La alimentación es determinante para el control de esta presión sobre las arterias.

La ingesta de verduras, frutas, cereales integrales, proteínas magras y el consumo de mucha agua juegan un papel determinante para evitar problemas de hipertensión. En el marco de esa alimentación, las vitaminas también son clave.

Vitamina E contra la hipertensión

Una de las recomendadas es la E, la cual según evidencia científica ayudaría en casos de hipertensión leve. Esta es la principal conclusión del estudio La vitamina E puede reducir la presión arterial en hipertensos leves, publicado en la Librería Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Con la investigación, los científicos tenían como propósito determinar los efectos de este nutriente sobre la presión arterial y la frecuencia cardíaca en pacientes con hipertensión leve. El análisis se realizó con 70 personas que presentaban esta afección de manera leve y cuyas edades oscilaban entre los 20 y 60 años, sin ningún otro factor de riesgo cardiovascular.

Los participantes recibieron durante 27 semanas un placebo. Según informaron los científicos, en el inicio y al final del estudio, “el nivel de vitamina E en la sangre se midió fluorimétricamente en todos los sujetos, según el método de Hansen y Warwick. Al igual que la presión arterial y la frecuencia cardíaca”.

Al final se determinó que un suplemento de vitamina E de 200 UI/día puede ser eficaz en pacientes hipertensos leves a largo plazo, beneficios que se deberían al óxido nítrico que posee este nutriente.

Funciones de esta vitamina

Esta vitamina, según la Biblioteca Nacional de Medicina, es un antioxidante, lo que significa que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres, los cuales pueden afectar células, tejidos y órganos. Además, se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento.

De igual forma, este nutriente ayuda a mantener el sistema inmunitario fuerte frente a virus y bacterias y contribuye en la formación de glóbulos rojos, a la vez que ensancha los vasos sanguíneos para evitar que la sangre se coagule dentro de ellos.

Si bien la investigación indica de los beneficios de los suplementos, la mejor forma de obtener los requerimientos diarios de vitamina E es consumiendo los siguientes alimentos:

Aceites vegetales de maíz (como los aceites de germen de trigo, girasol, cártamo, maíz y soya).
Nueces (como las almendras, el maní y las avellanas).
Semillas (como las semillas de girasol).
Hortalizas de hoja verde (como las espinacas y el brócoli).
Cereales fortificados para el desayuno, jugos de frutas, margarinas y productos para untar enriquecidos. Enriquecidos o fortificados quiere decir que a los productos les han agregado las vitaminas.

Con información de SEMANA.COM

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador