Cinturones y soportes no funcionan para lumbalgia

0
23

Cinturones y soportes lumbares no funcionan como tratamientos para la lumbalgia, ya que de acuerdo con investigadores consultados por la Organización Mundial de la Salud se consideran desfavorables porque los riesgos superan a los beneficios.


En días recientes, el organismo internacional recomendó que la lumbalgia no se trate de esta manera ni con otros métodos que hasta ahora han sido comunes, en cambio, apunta a la promoción de la educación, la acupuntura y los masajes.


Todo esto se resume en el primer manual para el tratamiento de la lumbalgia que la organización ha divulgado y en el que indica las pautas en grado de beneficio con base en la evidencia.


En primer lugar, señala a la educación o el asesoramiento estructurado y estandarizado; en segundo lugar, un programa estructurado de ejercicio físico, seguido de la acupuntura y otros métodos terapéuticos de punción.


Asimismo, la terapia de manipulación espinal y los masajes; la terapia conductual operante y la terapia cognitivo-conductual, que son clasificaciones de psicoterapias.


También los medicamentos antiinflamatorios simples como el ibuprofeno y el diclofenaco; los preparados tópicos aplicados sobre la piel a base de pimienta cayena y la atención biopsicosocial integral.

Tampoco funcionan. Por otra parte, la OMS ha advertido sobre otros tratamientos que son desfavorables para el dolor lumbar en general. En ese sentido, señala que para tratar la lumbalgia no funciona el ultrasonido terapéutico, la atracción con equipos y técnicas que prometen aliviar la presión y el dolor en la columna vertebral.


Tampoco la neuroestimulación eléctrica transcutánea (Tens), los fármacos de la clase opiácea y los antidepresivos de la clase de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, así como los antidepresivos tricíclicos y los fármacos anticonvulsivantes
Otros de los métodos que no funcionan son los relajantes del músculo esquelético, los fármacos de la clase de los corticoides, los anestésicos inyectables, la llamada garra del diablo y sauces, que son medicamentos con base en plantas. Un punto importante que también refiere el organismo es la pérdida de peso promovida por fármacos contra la obesidad.


Algunos métodos que todavía están en etapa de estudio y de los que no hay suficientes pruebas científicas que concluyan que sí funcionan o no, son el paracetamol, la terapia conductual reactiva y la cognitiva; las prácticas de atención plena y reducción del estrés; y los medicamentos benzodiacepinas.


De igual forma, los preparados con base en el cannabis y los tópicos de árnica, el jengibre, tópicos de lirio blanco, las compresas con diferentes hierbas y fitoterápicos; y el control del peso corporal mediante intervenciones no farmacológicas, recogen medios internacionales.

¿Qué es la lumbalgia? El dolor o malestar en la zona lumbar se conoce como lumbalgia y se da en la parte baja de la espalda. Puede afectar tanto adultos, jóvenes y, por lo general, aparece en ciertas situaciones como los trabajos que se convierten en sedentarios y con esfuerzo físico.


La aparición del dolor se magnifica cuando existen movimientos de flexión o combinación de flexión con torsión del tronco, además de actividades repetitivas, entornos vibratorios y sobrecargas continuas en posiciones estáticas, citan medios especializados.


Algunos expertos señalan que el dolor de espalda tiene origen variado y la mayoría de las veces está relacionada más bien con cuestiones posturales. Un ejemplo, la postura que se adopta durante las jornadas laborales, mientras que otros factores pueden ser psicológicos e incluso tratarse de enfermedades como signo de un cáncer o metástasis.


Ante cualquier dolor hay que acudir a un médico para que determine la causa, ya que aunque el manual de la OMS es un estándar para la lumbalgia crónica primaria, cada persona tiene sus particularidades y debe ser atendida en función a ellas.


En caso de que el dolor sea grave, en la evaluación médica son consideradas varias señales para descartar o confirmar sospechas como la pérdida de peso asociada, si el dolor no mejora después unos meses, cuando se trata de niños y adultos mayores; si el paciente tiene antecedentes de cáncer, debilidad u hormigueo en las ambas piernas.

Con información de Últimas Noticias

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador