Por qué el alcohol es tan peligroso para el cerebro de los jóvenes

0
34

Seamos claros: el alcohol es una toxina. Sus peligros abarcan accidentes mortales, enfermedades hepáticas y muchos tipos de cáncer. Incluso pequeñas cantidades pueden ser cancerígenas, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar que “cuando se trata del consumo de alcohol, no existe una cantidad segura que no afecte a la salud”.

Sin embargo, pocas actividades están completamente exentas de riesgos y los peligros tienden a sopesarse con los placeres que puede brindar el alcohol. Por lo tanto, nuestras políticas de salud se guían por el principio de limitar los daños con un consumo moderado de alcohol.

En EE.UU., esto se define como no tomar más de dos tragos al día para los hombres y no más de uno para las mujeres, muchos otros países ofrecen pautas similares.

Aunque la cerveza y el vino suelen considerarse bebidas más seguras, como indican las directrices estadounidenses, el tipo de bebida no es el factor importante, sino la cantidad de alcohol consumido.

“Una cerveza de 360 mililitros tiene aproximadamente la misma cantidad de alcohol que una copa de vino de 15 mililitros o un trago de licor de 45 mililitros”, explican las regulaciones.

Un cantinero sirviendo una cerveza de sifón.
Más que el tipo de bebida alcohólica lo importante es tener cuidado con la cantidad ingerida.

La legislación sobre la edad de compra de alcohol sigue la lógica similar de limitación de daños: las leyes protegen a los niños, al tiempo que permiten a los adultos jóvenes tomar sus propias decisiones. En la mayoría de los países europeos, la edad mínima para tomar bebidas alcohólicas es 18 años y en EE.UU. es de 21.

Sin embargo, existen numerosas razones por las que el alcohol puede ser más peligroso para los más jóvenes, incluso después de haber superado la edad mínima legal para beber.

Una de esas razones es el tamaño y la forma del cuerpo: los adolescentes no alcanzan su altura adulta hasta los 21 años, e incluso después de haber dejado de crecer verticalmente, es posible que les falte el volumen de alguien de entre 30 y 40 años.

“Por lo tanto, beber un vaso de alcohol provoca un mayor contenido de alcohol en sangre en los jóvenes que en los adultos”, afirma Ruud Roodbeen, investigador postdoctoral de la Universidad de Maastricht (Países Bajos) y autor de Beyond Legislation, que examina el impacto de aumentar la edad mínima para comenzar a consumir alcohol.

La complexión delgada de los adolescentes también se caracteriza por una mayor proporción cabeza-cuerpo. Ciertamente sé que me parecía un poco a un muñeco de juguete, y estas proporciones relativas también pueden influir en la intoxicación que alguien experimenta.

Cuando bebes alcohol este ingresa al torrente sanguíneo y se propaga por el cuerpo. En cinco minutos, llega al cerebro, cruzando fácilmente la barrera hematoencefálica que generalmente protege el cerebro de sustancias nocivas.

Una parte relativamente grande del alcohol termina en el cerebro de los jóvenes, y esa es otra razón más por la que los jóvenes tienen más probabilidades de sufrir intoxicación por alcohol”, dice Roodbeen.

Una doctora tomando la altura de un chico.
Aunque los humanos dejan de crecer a los 21 años, su cerebro continúa desarrollándose hasta más allá de los 25, advierten los expertos.

Dando forma al cerebro

Igualmente importantes son los cambios que ocurren dentro del cráneo. En el pasado, se pensaba que el desarrollo neuronal se detenía en la adolescencia, pero una serie de investigaciones recientes muestran que el cerebro adolescente sufre un complejo recableado que no termina hasta al menos los 25 años.

Los cambios más importantes incluyen una disminución de la “materia gris” a medida que el cerebro elimina las sinapsis que permiten que una célula se comunique con otra. Al mismo tiempo, la materia blanca (conexiones de larga distancia conocidas como axones cubiertas por una grasa aislante) tiende a proliferar.

“Son como las superautopistas del cerebro”, dice Lindsay Squeglia, neuropsicóloga de la Universidad Médica de Carolina del Sur. El resultado es una red neuronal más eficiente que puede procesar información más rápidamente.

El sistema límbico, implicado en el placer y la recompensa, es el primero en madurar. “Estas áreas se parecen completamente a las de un adulto durante la adolescencia”, explica Squeglia.

La corteza prefrontal, que se encuentra detrás de la frente, madura más lentamente. Esta región es responsable del pensamiento de orden superior, que incluye la regulación emocional, la toma de decisiones y el autocontrol.

El relativo desequilibrio del desarrollo de estas dos regiones puede explicar por qué los adolescentes y los adultos jóvenes tienden a asumir más riesgos que los adultos.

“Mucha gente describe el cerebro adolescente como si tuviera un acelerador completamente desarrollado sin frenos”, dice Squeglia. Y bañar nuestras neuronas en alcohol (que se sabe que libera inhibiciones) sólo puede amplificar esta búsqueda de emociones.

Para los adolescentes particularmente impetuosos, el alcohol puede crear un círculo vicioso de mal comportamiento y delincuencia.

“Los niños más impulsivos tienden a beber más, y luego beber provoca más impulsividad”, dice Squeglia.

Un chico con resaca despertándose en medio de botellas.
Las resacas suelen ser peores para los jóvenes, porque la membrana que protege al cerebro no está totalmente formada, revelan estudios.

En frecuencias y volúmenes suficientemente altos, el consumo de alcohol en los adolescentes podría perjudicar el desarrollo a largo plazo del cerebro. Los estudios longitudinales muestran que el consumo temprano de alcohol se asocia con una disminución más rápida de la materia gris, mientras que el crecimiento de la materia blanca se retrasa.

“Esas autopistas no se pavimentan tanto para los niños que empiezan a beber”, dice Squeglia.

Es posible que las consecuencias no sean inmediatamente evidentes en las pruebas cognitivas. En un cerebro joven, las regiones responsables de la resolución de problemas pueden trabajar un poco más para compensar los déficits.

Sin embargo, no puede seguir así para siempre. “Después de varios años bebiendo, vemos menos activación en el cerebro y un peor rendimiento en estas pruebas”, dice Squeglia.

El consumo temprano de alcohol también puede afectar la salud mental y aumenta el riesgo de abuso de alcohol en el futuro. Esto es particularmente cierto para las personas que tienen antecedentes familiares de alcoholismo: cuanto antes comiencen, mayores serán sus posibilidades de desarrollar ellos mismos un problema con el alcohol.

Los genes asociados con un riesgo avanzado de abuso de alcohol parecen ser más influyentes durante este período crítico del desarrollo del cerebro. “Y cuanto más pueda esperar alguien, es menos probable que estos genes entren en juego”, dice Squeglia.

Un chico golpeando a otro.
El consumo de alcohol entre los adolescentes y jóvenes también puede favorecer comportamientos antisociales entre ellos.

¿El modelo europeo?

¿Cómo podrían estos hallazgos afectar las elecciones de un adolescente y las decisiones de sus padres sobre cómo y cuándo permitirles beber en casa?

Nuestro mensaje es retrasarlo tanto como sea posible, porque su cerebro aún se está desarrollando, y deje que se desarrolle y esté lo más saludable posible antes de comenzar a consumir alcohol y otras sustancias”, dice Squeglia.

Otra cuestión es si este consejo debería consagrarse en la ley. Squeglia afirma que en sus charlas públicas sobre el consumo de alcohol, los asistentes suelen plantear la cuestión del “modelo europeo de consumo de alcohol”.

En algunos países como Francia, los menores pueden tomar una copa de vino o cerveza para acompañar una comida familiar.

Incluso fuera de Europa, muchos padres creen que una lenta introducción al alcohol en un contexto controlado enseña a los jóvenes a beber de forma segura y a reducir los atracones más adelante, mientras que la restricción lo convierte en una tentadora “fruta prohibida”.

Esto es un mito. “La investigación ha demostrado que cuanto más permisivos son los padres con el consumo de alcohol, más probabilidades hay de que un niño tenga problemas con el alcohol en el futuro”, dice Squeglia.

Una revisión exhaustiva sugiere que, contrariamente a la creencia de la fruta prohibida, “la imposición por parte de los padres de reglas estrictas al consumo de alcohol se relaciona abrumadoramente con adolescentes que consumen menos alcohol y que tienen menos conductas de riesgo relacionadas con el alcohol”.

Un letrero que dice que no se vende alcohol a menores de 18 años.
Expertos admiten que reformar las leyes para elevar la edad desde la que se puede consumir alcohol legalmente es un debate polémico y polarizante.

La mayoría de las pruebas sugieren que unas leyes más estrictas sobre el consumo de alcohol, con una edad mínima de compra más avanzada, también fomentan un consumo más responsable.

Revisamos el estudio de Alexander Ahammer, de la Universidad Johannes Kepler de Linz (Austria), donde cualquier persona mayor de 16 años puede comprar cerveza o vino legalmente. Si unas leyes más estrictas sólo aumentaran el deseo de beber, cabría esperar que Austria tuviera una cultura del consumo de alcohol más sana que la de EE.UU., donde la edad mínima legal para beber es de 21 años. Sin embargo, no es así.

Al interrogar a sus participantes sobre su comportamiento, Ahammer descubrió que las percepciones de los austriacos sobre los peligros asociados con la bebida cambiaban dramáticamente cuando cumplían 16 años.

“Cuando el alcohol se vuelve legal, los adolescentes lo perciben como mucho menos riesgoso que antes”, dice Ahammer.

A los 16 años, esa falsa sensación de seguridad podría ser peligrosa, mientras que a los 21, el cerebro más maduro está algo mejor equipado para manejar su bebida.

La idea de una cultura europea saludable del consumo de alcohol tampoco es cierta durante toda la vida. Según la OMS, los datos indican que la mitad de todos los cánceres atribuibles al alcohol en la región europea son causados por un consumo ligero o moderado de alcohol.

Un grupo de jóvenes bebiendo cerveza en la calle
La OMS ha declarado que “cuando se trata del consumo de alcohol, no existe una cantidad segura que no afecte a la salud”.

Dada la evidencia científica, ¿deberían los gobiernos fijar la edad mínima legal en 25 años o más, una vez que el cerebro haya dejado de desarrollarse? Los expertos señalan que no es tan simple, ya que los beneficios para la salud pública deben equilibrarse con las percepciones de la libertad personal de las personas.

“Creo que hay muy poco apetito público por una edad para beber de 25 años”, dice James MacKillop, quien estudia el comportamiento adictivo en la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario.

Las edades mínimas legales altas se perciben como paternalistas, y pueden considerarse hipócritas si la mayoría de edad legal para votar, o la edad legal para servir en el ejército, es 18 o 19 años”, agrega.

Ahammer está de acuerdo. “En algún momento deberíamos permitir que la gente tome sus propias decisiones”, dice.

En cambio, MacKillop sugiere que se podría brindar a los adolescentes una mejor educación sobre los riesgos del alcohol y las formas en que puede afectar el cerebro en proceso de maduración.

“El simple hecho de suponer que las personas desarrollarán naturalmente hábitos responsables cuando se trata de estos medicamentos es una suposición bastante optimista”, afirma.

Al recordar mi adolescencia, me habría intrigado saber sobre la continua transformación de mi cerebro y los efectos que mi consumo de alcohol podría tener en su cableado.

No aspiraría a ser abstemio (después de todo, todavía bebo hoy en día, a pesar de conocer los riesgos para la salud a largo plazo), pero podría haberlo pensado dos veces antes de comprar una ronda extra.

Con información de BBC

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador