El anís

0
72

El anís es una de las hierbas aromáticas conocidas desde tiempos inmemoriales. Es originaria de Egipto y del Mediterráneo Oriental. Fue cultivada ya en el 1500 a. de C., por los egipcios.

De Egipto paso a Grecia y luego a Roma. A España la llevaron los árabes y por Europa Central, en época del Emperador Carlomagno (Carlos el grande), la introdujeron los benedictinos (orden fundada por el sacerdote italiano Benito de Nursia). En Venezuela, aparentemente, la referencia más antigua de esta planta la señala altolaguirre, en la cuenca alta del Tocuyo, sector de los Humocaros, estado Lara, en 1768 (Relaciones geográficas de la gobernación de Venezuela 1767-1768).

Los chinos consideraban el anís una planta sagrada y quemaban sus hojas en los funerales. Junto con otras, se utilizó como diezmo: “¡Ay de vosotros,…que pagáis el diezmo de la menta, el anís y el comino…! (Mt. XXIII, 23). Se dice que Eduardo I, rey de Inglaterra (1272-1307), registro el anís entre las mercancías sujetas a impuesto, y como su uso era tan grande en aquel tiempo, los fondos recaudados contribuyeron a terminar el puente de Londres.

El anís pertenece a la familia botánica de las Apiaceae (apio, apio España, cilantro, comino). Su nombre técnico es Pimpinella anisum. El término de Pimpinella, proviene del latín para citar a una hierba aromática. Y, anisum es palabra latinizada proveniente del árabe anysiun. El anís, anís verde, es una hierba anual de unos 60 cm de alto. Sus hojas medias y superiores son pinnatipartidas. Las flores blanco-amarillentas forman una umbela. Los frutos son ovoides, costillados y subpilosos. El anís es utilizado en la cocina para condimentar dulces, panes, sopas, salsas y ensaladas.

La esencia de anís se emplea para preparar y aromatizar licores de sabor dulce como Anisado, el Anís, el Anisette, el Arac, el Pernod y el Ouzo. Sus frutos y semillas en infusión se usan como diurético, calmante nervioso, contra el insomnio, los cólicos, la dispepsia (mala digestión) las flatulencias, los gases internos, la aerofagia, la bronquitis y el asma.

También dicha infusión estimula la secreción láctea en la mujer. Unos cuantos granos de anís, tomados con agua, quitan el hipo. Masticar granos de anís previene la alitosis. Saquitos de tela rellenos con anís perfuman el ambiente y los guardarropas.

Hay quienes dicen que para evitar pesadillas, se deben tener granos de anís junto a la almohada. Y otros que la planta sirven contra el mal de ojo.

Por: Francisco Delascio Chitty

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador