El llantén

0
36

El llantén es una planta perenne o vivaz, al igual que el llanto público o silencioso de muchísimas  personas, frente a la especulación y la inflación. Llanto solo comparable con las “lágrimas de Job”, patriarca hebreo, a quien el Señor permitió que sufriese las más terribles pruebas y adversidades.

El llantén es probablemente originario de Europa, su nombre técnico es Plantago major, el epíteto  Plantago es voz latina, que se traduce como “planta del pie”, con relación a las semejanzas de sus hojas con cinco nervios, comparables a los dedos del pie; mientras  major, también del latín, significa “grande”, aludiendo al tamaño de la planta en relación con otras especies de Plantago. Es el llantén, una hierba acaule (sin tallo); hojas en rosetas aovadas o redondeadas, con cinco nervios prominentes; sus flores verdosas se disponen en una espiga densa y erecta; los frutos son pequeñas cápsulas con numerosas semillas.

Dicha planta posee vitamina C y A, ácido cítrico, potasio, colina y adenina, entre los usos que le confieren al llantén tenemos: La decocción de la raíz se emplea contra las afecciones hepáticas; y el zumo de la misma, para eliminar verrugas y cadillos; las hojas, bajo la forma de emplasto para curar quemadura y aplicadas directamente sobre una herida, detiene el sangramiento; cataplasmas de las hojas de llantén mezcladas con sal,  sirven para curar las úlceras pútridas y mordeduras de animales, y mezcladas con vinagre, para los dolores de cabeza; bajo la forma de infusión, las hojas se utilizan para combatir la fiebre, la tos, las diarreas, trastornos cardiacos Y para preparar enemas contra la disentería; mezcladas con bicarbonato de sodio, se preparan gargarismos que sirven también para cerrar llagas bucales; el agua que destila la hoja, al colocarla en un frasco hermético, dejándola al sol, se recoge con un gotero y se usa como colirio.

Machacando las hojas y cocinándolas en aceite, se prepara una jalea para aliviar las hemorroides; el jugo o zumo de sus hojas se aplica en pequeñas gotas cuando hay otitis; y tomado en ayuna alivia la gastritis. Coloquialmente, llantén es sinónimo de llanto y se emplea en diversas expresiones: “Montar un llantén” (petición lastimosa para obtener algo), o “poner fin a ese llantén” (dejar el llanto, las quejas). Igualmente, figura en ciertas prosas tales como: los que tienen, nada compran/los que deben, nada pagan, /y el “llantén” ya es epidemia”; o esta otra que dice: Un acuerdo fuera bueno/digamos, sobre el “llantén”, / ¿debe o no llorar un hombre/si lo engaña una mujer?.

Por: Francisco Delascio Chitty

Recibe las noticias más destacadas directamente en tu celular. Únete a nuestro grupo en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DVZm2B0nIaZGcku79WAGx4

También estamos en Telegram como @InfoElLuchador únete aquí https://t.me/infoelluchador